3 tipos de respiración para rendir más en el deporte

11 beneficios del deporte en la salud física, mental y psicológica
2 junio, 2016
Las 8 reglas del deportista
20 junio, 2016
Show all

Un buen control de la respiración al hacer ejercicio es una habilidad que se puede desarrollar y que forma parte del entrenamiento.

Está demostrada la importancia de una correcta respiración para los deportistas, ya que al respirar bien, se obtiene un rendimiento muy superior. Por ello ejercitar la respiración forma parte de un entrenamiento.

 

Cada disciplina deportiva posee su propia técnica en materia de control de la respiración durante el esfuerzo. En todas las actividades deportivas el requerimiento de oxígeno por parte del cuerpo es mayor, sobre todo en las aeróbicas.

Existen varios tipos de respiración, y es básico para cualquier deportista saber qué tipo de respiración utilizar en cada momento, no solo para mejorar el rendimiento del trabajo propio, sino incluso para poder saber en qué momento se encuentran nuestros contrincantes si estamos en una competencia.

La respiración se compone de dos pasos: la inhalación, que es la entrada del aire a los pulmones, y la exhalación, salida del aire de los mismos, y es que dependiendo del ejercicio a realizar, del momento o del estado físico del deportista, la respiración puede ser de distinta forma.

1. Nasal

En este caso, tanto la inhalación como la exhalación se realizan por medio de la nariz. Se usa en casos en los que el ejercicio físico es poco exigente o en momentos de descanso, aunque también se aconseja usar en esfuerzos que van a ser moderados a lo largo de mucho tiempo, para ir economizando la energía.

2. Oronasal

Este tipo de respiración consiste en tomar el aire por la nariz y expulsarlo por la boca, por lo que conseguiremos algo más de energía de nuestro cuerpo. Está recomendado para cuando hacemos un ejercicio moderado o al aumentar la intensidad del ejercicio anterior.

3. Oral

En esta opción, tanto la inhalación como la exhalación se realizarán por la boca, por lo que conseguiremos el máximo de nuestra energía y está aconsejada para momentos de máximo esfuerzo en la que la frecuencia de respiración también aumenta de forma considerable.

Al igual que es importante la respiración para el ejercicio aeróbico, pero también lo es para los ejercicios con peso, ya que inspirar en los momentos de menor esfuerzo y soltarlo en los de máximo esfuerzo de la repetición nos ayudará a controlar mejor el movimiento y a mantener mejor el equilibrio.

Vía: Clarín.