5 consejos para practicar deporte en verano

Las 8 reglas del deportista
20 junio, 2016
7 consejos para una hidratación correcta
25 julio, 2016

1. Evita el ejercicio en las horas más calientes del día

Nunca practiques deporte entre las 12 y las 17 horas. Según la Federación Española de Medicina del Deporte, las peores horas para hacer deporte son entre las 12 y las 17 horas. Son las horas en las que aprieta el calor por lo que debemos evitarlas y procurar realizar las diferentes actividades físicas o a primera hora de la mañana o a última de la tarde.

2. Cuida tu alimentación

Aliméntate de forma adecuada. Dos horas antes de realizar cualquier actividad física realiza una comida ligera y equilibrada. No olvides la fruta y los hidratos de carbono. Además, las verduras te aportarán una buena cantidad de agua, imprescindible para una hidratación adecuada.

3. A menor cantidad de piernas, mejor la fuente

Sabemos que el consumo de proteína es clave el tipo y cantidad de la misma en la dieta de un deportista.
Al enfocarte en el tipo de proteína, generalmente a menos cantidad de piernas tenga el animal antes de que lo consumas, mejor es la fuente. El pescado, el pavo y el pollo figuran entre las mejores fuentes.

Necesitas ser más selectivo con los productos lácteos, la carne roja y el cerdo. Los productos lácteos desnatados, los cortes magros de cerdo y ternera y animales de cuatro patas alimentados con pasto son las mejores opciones.

4. Hidrátate

Bebe agua antes, durante y después del ejercicio. Para evitar lesiones y golpes de calor es imprescindible una buena hidratación antes, durante y después del ejercicio. Si nuestros músculos no tienen la suficiente cantidad de agua son más propensos a lesionarse por lo que deberemos beber agua a intervalos regulares. También podemos optar por bebidas para deportistas, que aportan hidratos de carbono y minerales que ayudan a mantener una concentración adecuada de glucosa en la sangre, reponen los electrolitos y nos mantienen hidratados. Eso sí, nada de líquidos excesivamente fríos.

5. Disfruta

Aprovecha los deportes de verano. ¿Por qué empeñarnos en correr bajo un sol abrasador si podemos disfrutar de los deportes acuáticos? Parece de sentido común, pero ¿qué mejor que el verano para animarnos a practicar otros deportes que no podemos realizar habitualmente como la natación en mar abierto, el surf o el piragüismo?

 

AVía: Hogarmanía