Las 8 reglas del deportista

3 tipos de respiración para rendir más en el deporte
13 junio, 2016
5 consejos para practicar deporte en verano
7 julio, 2016
Show all

1. Opta por lo natural

Elige alimentos menos procesados, específicamente los carbohidratos, que constituyen la mayor proporción en las comidas.

Mientras más próximo esté el alimento que estás por consumir de su estado natural, mejor será para ti.

2. Come un arcoiris con frecuencia

Las vitaminas y minerales que el cuerpo necesita provienen naturalmente de las frutas y verduras. Comer de éstas en múltiples colores te ayudará a garantizar que estés obteniendo la variedad de nutrientes que necesitas.

El atleta necesita los nutrientes en estos alimentos para mejorar la recuperación; estos también sirven como intermediarios en la producción de energía y un mejor sistema inmunológico.

3. A menor cantidad de piernas, mejor la fuente

Sabemos que el consumo de proteína es clave el tipo y cantidad de la misma en la dieta de un deportista.
Al enfocarte en el tipo de proteína, generalmente a menos cantidad de piernas tenga el animal antes de que lo consumas, mejor es la fuente. El pescado, el pavo y el pollo figuran entre las mejores fuentes.

Necesitas ser más selectivo con los productos lácteos, la carne roja y el cerdo. Los productos lácteos desnatados, los cortes magros de cerdo y ternera y animales de cuatro patas alimentados con pasto son las mejores opciones.

4. Come grasas saludables

Las dietas demasiado bajas en grasa pueden ser perjudiciales para las personas activas; no obstante, las dietas demasiado altas en grasa (como con cualquier cosa) conllevarán el aumento de la acumulación de grasas.

Los mejores tipos de grasa que se deben incluir son los frutos secos crudos, semillas, aceite de oliva, mantequillas de frutos secos y pescado graso.

5. Desayunar

Tomar desayuno, entre otras razones, dará al cuerpo el combustible que necesita, reactivará el metabolismo y motivará a las personas a que consuman el número de calorías que deberían estar comiendo durante el día.

6. Hidrátate, hidrátate, hidrátate…

Cuando pensamos en hidratación tenemos que pensar en ella durante todo el día y no sólo durante el entrenamiento. Tener una botella de 1 litro a la mano nos ayudará a hacer más sencillo el proceso.

7. No desperdicies tu rutina

A muchos les sigue incitando la duda de consumir calorías justo después de quemarlas.

Con la finalidad de optimizar los beneficios de una sesión de entrenamiento y arrancar con una recuperación para ganancias máximas, es importante consumir una comida de recuperación post-rutina que combine tanto carbohidratos como proteínas dentro de los 45 minutos después del entrenamiento.

8. Suplementar sabiamente

Los suplementos deberían “complementar” la dieta; dando mayor prioridad a la comida que al suplemento. Existen un número de situaciones que sugieren un protocolo básico de complementación: por ejemplo, aquellos que no obtengan las tres porciones semanales de pescado graso por semana deberían considerar la suplementación con un complemento a base de ácido graso esencial.

Aquellos que no obtengan el calcio que necesitan, especialmente las mujeres atletas, deberán considerar un suplemento a base de calcio. Lo mismo se aplicaría al hierro.

Vía: Alto Rendimiento.